“El arte y cultura te atrapan como una red hermosa que se posa sobre tus sentidos”

Paúl Chimbo Torres es actor, poeta y escritor lojano de 32 años. Estudió en Buenos Aires y tiene una clara visión de lo que significa el arte y la cultura en Loja. Le preocupa el desinterés por la lectura, un hábito que se ha venido extinguiendo en la juventud.

¿Está usted de acuerdo acerca del calificativo Loja, Capital Cultural?

Es un tema que siempre genera controversia en la ciudad, es como un vivir de un título pasado. Llamar a Loja Capital Cultural es un título caducado, si bien  culturalmente Loja sigue produciendo en plástica, en literatura, en teatro y en cine no significa que sea como la protagonista, la líder del movimiento cultural de vanguardia del Ecuador ni de Latinoamérica, estamos rezagados en algunos aspectos porque no hay como un presupuesto asignado para difundir la cultura de una mejor manera. La cultura se cierra en ciertos círculos y atrae a muy poco público, y ese poco público de alguna manera no es como una muestra real de lo que sucede en la ciudad, hay que seguir trabajando, despertando a la gente joven que está proponiendo sus ideas de arte, sus ideas estéticas y continuar construyendo y abriendo nuevamente un mejor acontecer cultural.

 

A Loja también se la menciona como la Cuna de Artistas, ¿qué piensa sobre esta autodenominación? ¿Cree usted que la cultura artística de Loja de antaño se mantiene, ha crecido o hay un retroceso?

Creo que es una herencia de la Loja de los años 40 o 50, cuando fecundaron figuras intelectuales bastante importantes; si hablamos históricamente de esas figuras  me refiero a kingman en plástica, a  Benjamín Carrión y a Pablo  Palacio en literatura, Ángel  Felicísimo Rojas en narrativa. Entonces es como un título que se le da a Loja en ese contexto temporal, de alguna manera la música también empieza a generar un gran interés en el plano nacional y latinoamericano con grandes artistas y compositores como Máximo Agustín Rodríguez, Salvador Bustamante Celi. Entonces está bien merecido en esa época porque Loja produjo mucho y es bien merecida la auto denominación “Loja Cuna de Artistas”, sin embargo es como una sábana que nos sigue cobijando, ese título que de alguna manera ya se ha visto carente de veracidad o de argumentación porque no hay actualmente una producción tan contundente o profunda como en los años 50.

Hoy Loja está intentando despertar en el plano cultural y  de nuevas propuestas, imagínense ustedes ¿hay un nuevo compositor lojano que ha aparecido?, ¿Hay algún escritor que relumbre en las letras hispanoamericanas?, ¿hay algún actor o dramaturgo lojano que esté trascendiendo de forma espectacular?, los tiempos han cambiado, no merecemos, ni siquiera nos interesa pienso que esta ciudad sea llamada “Cuna de Artistas”, más bien, es una ciudad que está luchando, que está despertando, que está proponiendo cosas interesantes con la gente joven, sobre todo gente que va entre los 20, 30, y 40 años con sus propuestas frescas y esa gente todavía le falta mucho por producir, esta gente es a la que debemos esperar de alguna manera que renueve la historia de Loja; creo que hay que deshacerse de esa idea de ser “Cuna de Artistas”.

No creo que estamos en retroceso, más bien estamos en una construcción a largo plazo, eso es lo que debemos valorar, en la plástica, música, en el teatro estamos creciendo, en la literatura se está forjando una literatura transgresora rupturista y eso es lo que necesitamos justamente en la ciudad.

 

El festival de las artes vivas en Loja ayuda a los artistas a mostrar su potencial. A los artistas callejeros los suelen despojar de los lugares donde trabajan. ¿Qué opina usted de esto?

Con respecto al festival de artes vivas del 2016, fue el primer gran festival que se organizó en la ciudad de Loja, históricamente es la primera vez que esta ciudad es sede de artistas de talla internacional, solamente digamos de figuras emblemáticas no solo en el campo de la actuación, sino también en el campo de la dirección teatral, eso fue realmente importante y transgresor para las demás ciudades del Ecuador que culturalmente han producido más que Loja, eso permitió a los lojanos mostrarse como ciudad, como sociedad, como cultura y obviamente al estar Loja dentro del Festival de Artes Vivas, se le dio también prioridad y prestigio a los artistas; lo que quiero decir es que de alguna forma los artistas lojanos con el Festival de Artes Vivas lograron ubicarse y ganarse un espacio dentro de todos los artistas ecuatorianos, latinoamericanos y europeos.

Ahora, es mentira que se despojan a los artistas callejeros de sus espacios, porque no hay artistas callejeros lojanos, músicos callejeros no hay, si vienen a Loja son extranjeros, por ejemplo, argentinos que están de paso; un lojano no toca en la calle, sino en un bar o en un teatro, es como muy elitista con la gente. Volviendo a la pregunta principal  hay que fomentar nuevos espacios para presentaciones y hacerlo incluso sin necesidad de pedir permiso, porque no se podría pedir permiso para hacer cultura, no podemos hacerlo porque la cultura está ahí siempre viva, en movimiento, entonces cómo pedir autorización es contraproducente para hacer una manifestación así sea de crítica.

 

¿Cuál ha sido su aporte en el arte local?

Mi aporte va desde la producción de obras de teatro, lo que se llamaría dramaturgia, he producido tres obras tituladas: fragmentos, El hombre que merecía, y La luna y el toro, es una obra con temática andina en teatro, las tres obras no han sido publicadas; uno de esos libretos lo monté como obra en el año 2013 y 2014 dentro del primer Festival de teatro “Loja Sobre Tablas”; también práctico actuación, formando parte del grupo de teatro “Antifaz” y el año pasado con el Festival de Artes Vivas participé como actor en la obra “La tempestad" de William Shakespeare. El año pasado se hizo como solidaridad un evento a los ciudadanos de Manabí por el terremoto que sucedió en la Costa, se lo tituló: 7.8 Teatro por la vida.En el campo de la literatura yo he trabajado tres libros de poesía, específicamente se titulan: “Perro sin corazón”, “Rolas para una niña mala” y el tercero que es como mi última obra entrando a una etapa de madurez: “Adoración de la nada”. Son tres libros e inéditos de alguna manera.

Soy crítico también en la poca difusión que tiene la literatura lojana; entonces siempre digo algo que molesta mucho a la sociedad, pero que es una opinión válida “Publicar un libro en Loja es como no haber publicado nunca, por la poca difusión que hay y el poco impacto”. Actualmente cumplo  la labor de gestor cultural junto a un grupo de amigos escritores que estamos proponiendo cosas interesantes, en este grupo de jóvenes poetas están amigos como: Patricio Vega Arrobo, Edwin Paredes, Víctor Hugo Quezada, Arturo Paladines, Byron Carrión, Tania Salinas, Pamela Cuenca, Andrea Rojas, Sara Montaño, cumplo también el rol de redactor cultural en una revista en Cuenca llamada Vistalsur, he publicado en  blog de países como: Argentina, México, España y de Ecuador.

 

¿Cuál ha sido la motivación principal que ha tenido para iniciarse en la expresión artística?

Todas las personas pueden dedicarse a las artes en cualquier manifestación cultural y hay un solo requisito para hacer arte o literatura y es (Todo), lo que quiero decir es que para dedicarse a este campo hay que hacerle caso a la sensibilidad y dejar que nos guíe al arte que más nos gusta y nos brinde un placer espiritual y estético, en ese punto es importante digamos saber detectar a tiempo esas virtudes para el arte y sobre todo esa sensibilidad para sentir, crear y producir. En mi caso la literatura es parte fundamental en la vida, dedicarse al  arte es entregarse en salud e inteligencia, entregarse a la poesía puede significar no tener trabajo, puede significar perder tu familia, pero a cambio recibe la capacidad de crear.

Pienso que el arte te elige de alguna manera, tú estás sentado estudiando, leyendo, tomando un café, leyendo un libro, durmiendo o alguien te invita algo que vos no tenías idea de que existe y de pronto te atrapa, es como una red hermosa que se posa sobre tus sentidos y te dice mira esto es para ti, este camino, este talento y lo único que haces es aprovecharlo y construir cosas; entonces por ahí pienso que uno va eligiendo el arte y lo puede ir practicando pero desde esa sensibilidad, porque es la única herramienta para construir un mundo de paz, un mundo de equidad absoluta, de respeto.

 

¿Cómo cree que se podría fomentar el hábito de la lectura en los jóvenes?

El hábito por la lectura demanda un proceso que nace en  la infancia, está asociado a la familia, principalmente porque si no lo hacemos perdemos lectores y lo que se recomienda en cuanto a libros para niños son aquellos libros con imágenes e ilustraciones, los cuales funcionan muy bien, porque al niño le atraen las imágenes.

Ahora la lectura también indudablemente la pienso desde las clases sociales: me refiero que a la gente de clase media y alta, capitalistamente hablando es más fácil impulsar el hábito lector, porque de alguna manera papá, mamá tienen para comprar libros, no me refiero a los libros que piden en la escuela como material de estudio, me refiero a otros libros fuera de esa lista. Si pensamos la lectura desde la óptica de la clase baja veremos gente que no tiene ni siquiera para comer, mucho menos para comprar un libro es otra problemática, entonces habría que apuntarle más bien a una especie de hallazgo de los libros en el lector, es decir independientemente de la clase social. Si un libro te encuentra tengas o no tengas dinero y te atrapa, ya tienes ahí formado a un gran lector; la lectura también es como una suerte, como un hallazgo, nadie lee y si es que lee es  información chatarra que circula en internet la que nos lastima la mente porque es inútil, porque estamos bombardeados de literatura inútil.

No podría proponerte una campaña de lectura para hacer una metodología que funcione, pienso que la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE) está haciendo muy buen trabajo para difundir la lectura, pienso que los colegios con sus profesores de lenguaje lo están haciendo bien, pienso que algunos lo están haciendo pero nos estamos olvidando de la voluntad de aprender algo porque no hay ninguna otra forma de aprender más que con la lectura, puedo ver un vídeo tutorial en YouTube, puedo escuchar la explicación de mi maestro y todo pero si quiero profundizar yo realmente quiero que mi mente empiece a expandirse, tengo que leer y para leer necesito voluntad y luego perseverancia. Alguien que va caminando por la calle de manera automática con libro en la mano, es como decir hay esperanza

 

¿Cree que los libros digitales reemplazarán a los libros físicos?

No, los libros físicos no van a desaparecer nunca, principalmente por el tema del mercado capitalistamente hablando, el libro no va a desaparecer por más que hayan muchos aparatos digitales donde se puedan descargar libros y leerlos de manera digital. Es una buena alternativa que fomenta o que abarata costos de libros porque es bueno hacer campañas para que los jóvenes lean, pero también vemos que los precios de los libros no son los mejores, actualmente son altos, por tanto ese  negocio es rentable y esta es la razón de que los libros no van a desaparecer físicamente.

Segundo, no van a desaparecer porque hay gente que siempre va a preferir físicos que digitales, es decir, no se puede comparar la sensación de tener un libro en la mano o leerlo, inclusive olerlo a tener un libro digital dónde lo puedes por momentos, digamos que al dispositivo se le acabó la batería ya no lo lees, en cambio, siempre un libro en físico va a estar ahí subrayado en un rincón de tu estafeta de libros pero va a estar ahí presente en tu mochila o en los bolsillos como un amigo, mientras que de manera digital lo vamos a tener mientras dure la batería; así que por ahí también no va a funcionar que desaparezcan los libros, se van a dar más formas de libros, nuevos formatos pero en papel impreso.

 

¿Su mensaje para que la gente se interese por el arte y la lectura?

Pienso que la cultura es algo en movimiento constante y en construcción constante, la cultura está viva porque necesita de los humanos para existir y los humanos tenemos una imaginación infinita para crear cosas, porque nos ayuda a pensar en la vida, a pensar en nosotros mismos; ustedes ven todas las materias técnicas que hablan de las cosas del mundo, de los objetos, de la naturaleza, de la realidad, pero no te hablan de lo que sientes y lo que piensas, es decir es lo que hace que el mundo sea el canto de los pájaros o el sonido del agua al correr por un río, los sonidos de la naturaleza. Entonces el arte es útil, los artistas son útiles, son soldados de la libertad, los artistas son los llamados a hacernos sentir humanos, necesitamos del arte no deberíamos despreciar a ningún artista porque el artista también es un ser diferente por su sentir; el artista es un soldado de la libertad, de la sensibilidad.