El valle de la longevidad

El nombre de Vilcabamba proviene de la palabra quichua: wilco, que significa árbol sagrado medicinal y pampa (valle o llanura), lo que se traduce como “valle de los wilcos”.

Vilcabanba es conocida como valle de longevidad, este particular se atribuye a que los pobladores beben el agua que provienen del páramo; otro aspecto importante es la variación de la temperatura durante todo el año, la alimentación es baja en grasa y con alto contenido de proteínas y fibra, además sus pobladores, aún en avanzada edad, se dedican a la agricultura lo que hace que eliminen toxinas de sus cuerpos, y mantengan un estado físico óptimo, lo cual prolonga  su tiempo de vida.    

Este hermoso lugar posee una superficie aproximada de 158,0 Km2 y una altitud de 1500 m. sobre el nivel del mar, por lo que goza de un clima cálido que gusta a quienes  lo visitan.

Rodeada de exuberantes paisajes, esta joyita de nuestro país se ha convertido en uno de los lugares más visitados tanto por turistas extranjeros como nacionales. En Vilcabamba usted puede  encontrar un sinnúmero de lugares turísticos, como el cerro el Mandango, que está ubicado al oeste de la parroquia; el bosque protector Rumi Wilco, el parque nacional “Podocarpus”  en los que se puede realizar caminatas y observar los majestuosos paisajes que nos ofrece la naturaleza, es importante que este tipo de paseos se los realice con la presencia  de un guía nativo.

La fauna es variada, existen mariposas de diferentes especies, que junto con el vuelo de aves de colorido plumaje deslumbran al visitante; al adentrarse en el bosque de la cordillera oriental de los Andes cautivan la atención especies animales como el armadillo, chonto, conejo, ardilla, chucurillo, oso de anteojos, danta, yamala, tapir, picaflor, entre otras.

El hospedaje se lo puede realizar en las diferentes hosterías y hostales, algunas de ellas ofrecen un sinnúmero de ofertas que garantizan una agradable estadía.

La comida es muy agradable ya que se puede disfrutar de deliciosos platos típicos que nos ofrecen los diferentes restaurantes y cafés.

El transporte es algo importante, pues el aeropuerto se ubica en el cantón Catamayo, a 80 km de Vilcabamba. Ahora la distancia se acortó con la vía que asfaltó la Prefectura de Loja desde Catamayo, pasando por El Tambo hasta llegar a Malacatos, que incrementa el potencial turístico de la zona.