Abandono al adulto mayor en el asilo

miércoles octubre 14, 2020

Por: Armijos Carrion Karina del Carmen

El abandono al adulto mayor es un caso de conocimiento público, ya que a diario se puede observar algunos abuelitos pidiendo limosna en las calles o acudiendo a centros de ayuda para obtener algo de comer.

Pero ¿cómo es la suerte de las personas de tercera edad que se encuentran en un asilo?

En la ciudad de Catamayo se encuentra el Centro Residencial San José de las Canoas, donde hay alrededor de 40 personas acogidas, que van desde los 80 años de edad en adelante. Este centro les brinda un hogar a esas personas desamparadas, que, aunque llevan años en el asilo no han recibido visitas de sus familiares, menciona  Esperanza Pardo Coordinadora del Centro Residencial San José de las Canoas.

Esperanza Pardo, manifiesta, están abandonados, son muy pocos los que vienen a los 4 meses o 5 meses, yo suplico que los que dejen aquí en este asilo, y que tengan familiares, que les vengan a visitar, esta es la última etapa de su vida, y en este caso son los que más necesitan, ellos se sienten tristes, y aquí les damos todo el cariño que necesitan, nos sentimos aquí como si fueran de nuestra familia, les celebramos el cumpleaños, los atendemos cuando están enfermos, los hacemos reír, bailar, cantar, etc.

El señor Ángel Pangay de 83 años, nos cuenta que al principio su familia lo visitaba continuamente, y ahora nadie lo visita, pero aun así se siente a gusto ya que considera a sus amigos como familia.

 ¿Lo vienen a visitar?

No nadie, tengo una hermanita, pero vive en la Provincia de los Ríos, y aquí los familiares son toditos.

 ¿Son una familia?

 Me quieren y yo también los quiero.

Igualmente conversamos con el señor José Manuel Cuenca de 85 años de edad, quien expresa que a veces se siente bien y a veces no, puesto que cree estar solo a pesar de estar rodeado de más abuelitos.

¿Usted se siente bien?

A veces parece que sí, otros ratos no, viéndome solito aquí encerrado.

El abogado Wilson Valdivieso, nos comenta que, en la parte legal, el adulto mayor debería estar bajo el cuidado de sus familiares, lo cual no se da porque no hay una ley que sancione a las personas que los abandonan.

Principalmente la ley ha previsto que en primera instancia son los hijos quienes deberán atender las necesidades de sus padres, cuando lleguen al estado de adultos mayores, así mismo de sus descendientes, y de sus abuelos.

Lamentablemente nuestra legislación, hasta el momento no hay una norma que tipifique algún tipo de sanción, es más bien una imposición de carácter moral, lamentablemente en la actualidad no se cumple a cabalidad esto, existen muchos casos de hijos que no les importa, que es de la vida de sus padres, los dejan en completo estado de abandono.

A pesar de encontrarse abandonados por su familia, en el asilo tienen la libertad de jugar al casino, de bordar a solas en su cuarto, incluso de cantar.

“Tú sabes cuánto te quiero negra del alma, si quieres que yo te quiera, báñate con romero, para que se te quite el tujo del que te abrazo primero”.

Los años no pasan en vano y eso es notable en las personas de la tercera edad, que por caminar a paso lento y perder las fuerzas para realizar las tareas en diferentes ámbitos, han sido abandonados o excluidos de la sociedad.

Lo que no sabemos es que estos abuelitos están llenos de historias vividas que quieren ser contadas, son personas que necesitan el calor familiar, es por esto y por más que debemos valorar y cuidar de ellos, ya que el abandono que ofreces hoy, puede ser el tuyo mañana.

+