La corrupción es la peor enfermedad que existe en América Latina después del covid-19

viernes enero 29, 2021

Los países están viviendo un verdadero cuento de terror, la corrupción y la pandemia que vive el mundo van cogidos de la mano, siendo así que se aprovechan de la crisis sanitaria para hacer y deshacer con el dinero, hundiendo más al país con los desfalcos y de este modo en vez de ir avanzando, van dejando en el estanco a un país entero.

El coronavirus ha desatado la constante lucha que vive América Latina contra la ola de corrupción, afirma en su tradicional clasificación anual la ONG Transparencia Internacional (TI), que califica de "frustrante" la situación regional.

Según el Índice de Percepción de la Corrupción (CPI) 2020, los países latinoamericanos que sus ciudadanos perciben como menos corruptos son Uruguay, Chile y Costa Rica, con 71, 67 y 57 puntos, respectivamente, sobre un máximo de 100. Mientras que Venezuela (15), Nicaragua (22) y Honduras (24) permanecen como los más corrompidos.

Entre unos y otros se sitúan Cuba (47), Argentina (42), Colombia y Ecuador (39), Brasil y Perú (38), El Salvador (36), Panamá (35), Bolivia y México (31), República Dominicana y Paraguay (28).

Regresiones

Luciana Torchiario, consejera regional para América Latina de TI, aseguró que la sensación es de estancamiento, en el mejor de los casos, y, en ocasiones, de retroceso en áreas sensibles; afirmando, en una entrevista a Efe, que la región "vuelve a fracasar en la lucha contra la corrupción" y que es especialmente "frustrante en el contexto de la pandemia que no se haga un buen uso de los recursos".

"En muchos países se ha registrado una regresión en los pesos y contrapesos, una gestión opaca de la pandemia, con recortes del derecho a la información y de la libertad de expresión", resumió.

A su juicio, es importante que la pandemia "no sea una oportunidad para la corrupción", sino un "imperativo para mejorar la lucha" contra las prácticas ilegales, para reforzar la eficiencia y la transparencia en la gestión de los recursos públicos.

La misma tónica a nivel global

A nivel global, el informe resalta el vínculo entre corrupción y pandemia y lamenta los escasos avances en los 180 países que analiza, de los que dos tercios no pasa la prueba. TI habla de una "imagen nefasta".

Dinamarca y Nueva Zelanda se mantienen en la cabeza de la lista de menos corruptos, con 88 puntos cada uno, mientras que Sudán del Sur y Somalia, con 12 puntos, reinciden en la parte inferior de la clasificación.

EE.UU. ahonda su caída -por cuarto año consecutivo- y con 67 puntos marca su peor registro desde 2012. China suma un punto (42) y dos posiciones (78); y, Rusia, bastante más atrás, gana dos puntos y dos puestos (30 y 129).

Fuente: La Hora

+