Los vendedores informales desafían a la pandemia

miércoles noviembre 18, 2020

Los vendedores informales de Loja se encuentran afectados por la crisis sanitaria que atraviesa el país. Sus ventas han disminuido drásticamente y tienen que salir a trabajar para poder abastecer sus hogares.

Son muchas las críticas hacia estas personas, pero lo único que hacen es sobrevivir; por lo general viven del día a día y necesitan seguir generando ingresos con los que puedan solventar sus gastos. Esta tarea no es nada fácil en estos momentos, pues el realizarla implica exponerse a personas contagiadas.

Sin duda alguna, el sector de ventas informales es una de las más afectadas debido al covid 19, pues las personas al quedarse en casa no realizan compras como antes.

George Arenas, vendedor informal, manifiesta que las ventas son demasiado bajas, pero a diario debe salir a continuar con su labor, pues si lo deja de hacer no entra dinero ni el pan a su mesa. Acude a su trabajo con la debida protección, utiliza guantes, mascarilla y alcohol por temor a ser contagiado. Al principio fue duro y entró en pánico, pues el estar en cuarentena implicaría dejar de ganar su sustento diario.

Jessenia Montaño Ovaco, propietaria de un local de artículos de primera necesidad, nos comenta que cuando comenzó la pandemia fue peor, porque la gente pasaba enclaustrada y encerrada, pues no podían comprar alimentos para preparar, fue una crisis catastrófica al principio, pero ahora ya se está normalizando. En cambio, los vendedores informales si tuvieron la oportunidad de vender sus productos, ya que ellos recorren las calles y reducen los precios. “Cuando comenzó la cuarentena debíamos hacer todo tipo de sacrificio, hasta entregando los víveres a domicilio”, añadió Montaño.         

Jimmy Garnica, comprador, cree que las ventas informales generan aglomeraciones y por tanto su riesgo de contagio es muy elevado, pero también tiene en cuenta que a estas personas no les queda de otra. Sostiene que tienen necesidades como todos, pero al no contar con un ingreso fijo deben salir a buscarse la vida.

Manuel Cabrera, comandante de la Policía Municipal de Loja, considera que los vendedores informales salen a trabajar por las necesidades que existen en su hogar y cumplen con las normas de bioseguridad.

Con el fin de cumplir el distanciamiento social y evitar aglomeraciones, el funcionario municipal indica que los uniformados a su cargo tienen la disposición de poner orden y vigilar que la ciudadanía y los informales cumplan con normas dispuestas por el COE (Comité de Operaciones de Emergencia).

+