La vida nocturna de Vilcabamba

La parroquia está ubicada a 52 km de la ciudad de Loja, al sur oriente de la provincia. Se la conoce como el Valle de la Longevidad, por albergar a habitantes que superan el promedio de vida de 90 años.

Su clima privilegiado, el agua que contiene propiedades especiales y su vegetación exuberante, convierten a este sector en un paraíso para turistas nacionales y extranjeros.

A raíz de la fama que empieza a tener Vilcabamba por alrededor del mundo, comienzan a llegar turistas del todas las nacionalidades. No es difícil encontrarse con ciudadanos nacidos en la Patagonia como en Norteamérica. Tampoco lo es identificar a ciudadanos de procedencia alemana como de la China. Incluso, muchos se han quedado a vivir en el lugar, atraídos por las bondades que ofrece el Valle de la Longevidad.

Esa es la razón por la cual van cambiando las costumbres y tradiciones de los lugareños, que en muchos casos se ven influenciados por la forma de vestir, comer y hasta de divertirse de los extranjeros.

Es común observar bandas de rock, minis conciertos de jazz, estilos de baile exóticos en los alrededores del parque central, donde se concentra la mayor cantidad de turistas.

Los locales comerciales, restaurantes, heladerías, entre otros establecimientos, atienden hasta cerca de la medianoche, porque el movimiento en el centro de Vilcabamba no cesa ni por un instante. El ambiente de fiesta se toma el poblado desde tempranas horas, sobre todo cuando llega el fin de semana.

 

1

Los restaurantes del centro de la parroquia atienden hasta pasadas las 9 de la noche, sobre todo los fines de semana.

1

Los turistas extranjeros se reúnen en las inmediaciones del parque central para escuchar música y conversar entre amigos.

1

 Los turistas extranjeros llegan bien equipados para acampar en Vilcabamba.

1

Los ciudadanos recorren las calles centrales en medio del movimiento comercial y motorizado.