TRANSFERENCIAS FISCALES EN GAD´S

Autor: Francisco Requelme Paladines

          Magíster en Gobierno y Gerencia Pública/Analista Tributario

La historia económica muestra que existe una serie de factores económicos, sociales y políticos que dificultan una adecuada gestión fiscal, ya que la autoridad se ve envuelta en decisiones discrecionales que buscan mayor rédito político, generando incoherencias e indisciplina fiscal en el accionar de los gobiernos, aún más para efectos redistributivos a nivel Subnacional, al menos para el caso Latinoamericano.

 

En Ecuador, la redistribución de recursos a nivel Subnacional tiene características de sectores acotados con preferencias sociales partidistas, quienes son los que determinan los beneficios, ya que la denominada autoridad posee información privada respecto de los electores y son un molde de gestión aún deficiente.

 

Ecuador, antes de dar paso en primera instancia a la dolarización en el año 2000 y posteriormente a la Constitución del 2008, venía funcionando fiscal y monetariamente en base a directrices macro de la Constitución de 1998, en la que la situación o posición fiscal, respecto del control de los recursos públicos eran muy laxos y en el que no se delimitaba expresamente algún intento de directriz responsable en la gestión de las finanzas públicas ni mucho menos se tenía un marco institucional estable que denote disciplina en la asignación y gestión de recursos públicos. Posterior a la Constitución del 2008 y con el fin de dar un ordenamiento en el engranaje Subnacional, surge en el año 2010  el Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización, denominado COOTAD, que pone de manifiesto la necesidad de organizar, descentralizar las competencias y dar un mayor énfasis a la utilización correcta de los recursos públicos, sobre todo generar autonomía en la generación de recursos propios; sin embargo, al hacer un seguimiento histórico a las transferencias fiscales hacia los GAD´s, la normativa como tal, ha generado fallas de coordinación entre los mismos niveles Subnacionales, mismo que en promedio sobre el 70% depende de las transferencias del presupuesto y resto del sector público, lo que indica una alta dependencia a las rentas nacionales y un serio problema de autogestión de recursos propios en los GAD´s, incluso por un gasto corriente creciente que en promedio se sitúa en el 52% en relación al total de ingresos, lo que significa que sostener las transferencias a los GAD´s tiene sus implicancias en la sostenibilidad fiscal aún más en periodos deficitarios como los actuales, al presentarse estos problemas de gestión en los GAD´s condicionan sus compromisos en las expectativas de las transferencias, ante esto surgen situaciones contables a conveniencia de la autoridad, como ejemplo se puede indicar lo citado por -Fierro Renoy- en cuanto a la reclasificación del gasto de las transferencias que figuran como gasto de inversión cuando en realidad en 2016 un 90% se destinó a gasto corriente, en la siguiente ilustración se puede observar a manera de resumen lo antes descrito.

 

      Fuente: Elaboración del autor a partir de base de datos del Banco Central

                  (p)=cifras provisionales BCE

                  III (p)= hasta tercer trimestre de 2017 BCE

La distribución de los recursos presenta presiones sectoriales en los ciclos políticos, flexibilizando demasiado el espacio fiscal a conveniencia del hacedor de la política económica, mismo que se basa en incentivos que la misma institucionalidad lo permite. Ecuador tiene una institucionalidad fiscal deficiente, lo que permite que las decisiones sean arbitrarias, lo que resulta en la inobservancia del control de los recursos públicos, puesto que los incentivos de no aplicar las restricciones normativas resultan en mejores réditos políticos que los castigos, se generó un efecto riqueza perverso a partir de la bonanza petrolera y que, gracias a la euforia de un gasto desmedido y sin criterio, hoy tenemos serios problemas de liquidez, en los que se posterga recursos a los GAD´s, incurriendo en un mayor endeudamiento interno y presión al endeudamiento externo.

 

Las normas deben ser el resultado de un mayor acercamiento social, en el que convergen intereses colectivos, aumentando la transparencia y eliminando las asimetrías de información. Las herramientas y los actores que intervienen son indispensables para el marco de un buen diseño de gestión fiscal Subnacional, deben dotarse de suficiente legitimidad, imparcialidad y capacidad para desarrollar los objetivos planteados, mismos que permitan fortalecer la institucionalidad ecuatoriana que tanta falta nos hace.

Correo: francisco.a.requelme@gmail.com

LinkedIn: www.linkedin.com/in/francisco-requelme-paladines

Twitter: @francisco_click