Nueva Fátima, un lugar para visitar

Nueva Fátima se ha  distinguido desde nuestros ancestros porque la mayor parte de la población se dedica por excelencia a actividades de agricultura y ganadería.

Existe alfarería, tejido de ponchos, jergas, hilados de algodón y lana de oveja; en cuanto a artesanías, se trabaja en lana y algodón, jergas, alforjas, bolsitos y prendas de vestir; en madera se hacen trapiches domésticos, arados, cucharas y bateas de madera, trabajan en cuero crudo, cabos, vetas y jáquimas.

Entre los atractivos turísticos naturales se puede destacar una gran cantidad de aves silvestres y maderas dinas como son: el cedro, nogal, laurel, guayacán, blasa, bambu, sota, eucalipto, chachacomo, así mismo una gran variedad de plantas medicinales.

En este lugar también podemos encontrar la reserva de bosque de Jatumpamba- Jorupe, declarado como Bosque Protector en marzo de 1996, con la colaboración de diversas entidades públicas y privadas. Se caracteriza por poseer el bosque seco con lluvias ocasionales, tiene una extensión de 8.000 hectáreas.

El principal motivo para considerarlo como bosque protector son las reservas de agua que benefician a los habitantes de este bello cantón, además su fauna diversa es otro impulso para que la zona sea de las más visitadas por turistas.

La avifauna de esta reserva ha sido estudiada por biólogos extranjeros para fomentar de mejor manera la conservación de cada una de las especies.

En este sector también están las lagunas de Jatumpamba que se encuentran a 3.500 metros de altura, desde donde se pueden divisar las ciudades del Perú. Al pie de las lagunas y en medio de pequeñas llanuras y rodeada de los cerros El Shuto y El Gallo, se levanta la hospitalaria Nueva Fátima.

La parroquia tiene una extensión aproximada de 5.000 hectáreas y, según el último censo del 2010, Nueva Fátima cuenta con aproximadamente 945 habitantes, de los cuales 478 son hombres y 462 mujeres.

Artesanías

Una de las principales actividades que se dedicaban  es trabajar en lana y algodón, de las cuales tejían jergas, alforjas, bolsitos y prendas de vestir, también se dedicaban a la elaboración de ollas, tinajas, cantaros y platos  de barro  mientras que sus hijos hacían sus trabajos en madera,  como  los trapiches domésticos, arados, cucharas y bateas de madera, se trabaja en cuero crudo, elaborando cabos, vetas, sogas, los tradicionales chicotes y las jáquimas.

Para conocer

El primer Cabildo de la Comuna de Nambilango lo conformaron las siguientes personas:Tobías Gálvez, presidente;Agustín Capa, vicepresidente; Alejandro Moreno, tesorero; Juan Castillo, secretario yAdolfo Rodríguez, procurador síndico.