Noble pueblo

Por: Agr. Dalton Castillo Palacios, Vicealcalde del cantón Sozoranga. 

Les saludo con afecto en esta fecha  cívica  en la cual estamos conmemorando y celebrando el Cuadragésimo Segundo Aniversario de Emancipación Política de nuestro  querido cantón; lo hacemos con la firme convicción de que pertenecemos a un pueblo que nos ha heredado una noble historia que nos identifica y nos impulsa a seguir luchando.

La historia no es solo el devenir de los acontecimientos, sino que es el espacio de la comprensión, de la verdad, del bien, de la bondad y de la belleza, el lugar donde el hombre aprende a vivir y a ser feliz; de manera particular fundando su vida en los valores que lo constituyen como tal y lo hacen ser cada vez más humano y más persona.

Los pueblos suelen volver la mirada a los acontecimientos fundamentales y significativos de su historia para comprender su identidad, asumir objetivamente su pasado y proyectar hacia nuevos rumbos su porvenir.

Muchos de nosotros quizá nos preguntamos qué sentido tiene celebrar el aniversario de emancipación y/o cantonización de un pueblo, cuando vivimos y atravesamos un  periodo en nuestra historia del país que se gesta entre la violencia, la inseguridad, los problemas sociales, políticos y económicos y quizá no vemos el progreso que nuestros pueblos necesitan.

El cambio que necesitamos no es una simple transformación de estructuras, unas pueden sustituir a otras, pero siempre serán portadoras de respuestas no definitivas. Con los ojos puestos en Jesús y con la fuerza transformadora del Espíritu Santo estamos dispuestos a seguir promoviendo con buena voluntad y mucho entusiasmo todo lo que favorezca y salvaguarde la dignidad del hombre y promueva el bien común de nuestra  tierra y de la sociedad entera.

En este cumpleaños número 42  les deseo a todos ustedes que estas fiestas de aniversario nos promuevan e impulsen a amar más a Sozoranga, su Cultura, su Fe, sus Costumbres y Tradiciones.  Seamos todos actores del progreso  y desarrollo de la tierra que nos vio nacer, crecer y desenvolvernos en  las diferentes etapas de la vida.

¡Salud Sozoranga!